Recuerden que estos son solo el piloto. Aun no son una verdadera novela.
​Prologo: n/s
Sintiendo los rayos del sol pasando a travez de la ventana abri mis ojos lentamente.
-Un techo desconocido.
Mientras abria mis ojos vi un techo que no coincidia con el de mi cuarto. Este estaba hecho de piedra y estaba a una altura imprecionante.
-Cierto. Ya recuerdo. Nosotros fuimos… secuestrados.
*Hace 6 Horas*
Estaba en el parque cerca de mi apartamento tomando el aire fresco luego de mucho tiempo. Mientras veía  el pasar de las nubes un sonido molesto y constante  sono en mi cabeza. 
-Grrrr.
Era insorpotable. Al punto que cai del banco mientras me retorcia de dolor.
Al esforzarme a abrir los ojos vi que todas las personas en el parque estaban igual. Un momento despues… dejamos el mundo que conocíamos.
——
-…estan…pueden…
-Otro vomi…
-Por la luz de…. recuperate.
No se lo que pasaba pero podia oír  las voces de personas gritando y ayudando a otros. Incluso oi a una chica cantando o citando algo sobre la luz recuperarse.
‘¿Acaso habia una convencion  de frikis o otakus cerca del parque?’
No pude evitar tener esos pensamientos mientras mi conciencia volvía. No soportando el no saber lo que pasaba force a mis ojos a abrirse.
-Qu… Mierda.
No podia creer lo que mis ojos veían. En lo que parecia un cuarto hecho completamente  de piedra parecido a los que se ven en las peliculas sobre magos y caballeros. Eran personas vestidas con armaduras corriendo  de un lado a otro atendiendo a personas que tenian la cara palida y vomitavan por todo el lugar. Y otras que usaban túnicas decolor blanco con cruces rojas bordadas en su espalda apuntaban sus manos a los mas graves y pronunciaban unas frases  raras para luego una luz salir  de sus manos y cubrir a la persona que estaba apuntando. Luego de que la luz inrradiara a la persona el color palido de su cara desaparecia como si fuera un acto de magia.
-¡Oh! Otro desperto. Estas bien.
Al verme con los ojos abierto. Un chico de mi edad con armadura de caballero se me acerco y pregunto.
Su pelo  era rubio con ojos azules. Su edad era como la mia, 17. Pero se veia que era un poco mas refinado y seguro que alguien de su misma edad.
-S-sii.
No pude evitar hablar hablar con gageo y algo timido mienstras le contestaba.
-Que bueno. Eres el único  que no sufrio de un fuerte mareo luego de pasar por la invocación.  Esperare grandes cosas de ti Sir Heroe.
-Duglas que diablos haces ahi parado sin hacer nada. 
-Mierda ya me volvieron a regañar. Bueno. Fue un placer conocerte. Soy un aprendiz de caballero real, Duglas Matlin. Recuerda ese nombre. Si tienes problemas puedes buscarme.
Dejando esas palabras el chic… No. Duglas se fue a socorrer a otras personas.
-¿Que quizo decir con invocacion? ¿Donde diablos es este lugar? ¿Me debo sentir aliviado de que no me duela el culo luego de despertar en este extraño lugar?
Esas eran las dudas  que tenia en ese momento.
Luego  de 2 horas todos fueron curados. Era un total de 47 personas. Luego de que unos cuantos de los “Magos” usaran una magia llamada “Limpieza” toda la suciedad y mal olor fue quitado.
Luego fuimos guiados a una sala donde un hombre de mediana edad con pelo marron-rojiso y los ojos verdes se nos quedo mirando imponentemente.
-Yo soy el Rey Augus Marlo Ga Rulis Quinto. No mentire. Los llame a este mundo para poder usarlos. Ustedes seran los que se conviertan en el escudo de carne de los ciudadanos  de este, mi reino. 
El se tomo un momento para ver como reacionariamos. Al ver el miedo en la cara de la mayoria y el odio entre unis pocos, continuo.
-Pero no se preocupen. No seran mandados a su muerte como animales al matadero. Antes de enviarlos afuera todos pasaran por un riguroso entrenamiento. Ya sea en el arte del combate cuerpo a cuerpo, el uso correcto  de las armas y… la magia.
Al oír  eso ultimo todos no pudieron sino recordar a las personas de tunicas blancas que les ayudaron.
-Ademas segun su contribución obtendrán premios y recompensas. Estas recompensas pueden ir desde un arma de baja calidad  a una de nivel legendario. De una bolsa de unas cuantas monedas de plata  a un saco lleno de oro.Y incluso podran obtener titulos y tierras las cuales podran heredar sus hijos.
Esto ultimo emociono algunos casi olvidando el hecho de que fueron llamados escudos de carne  hace un momento. No es esto el tan llamado, ¡La zanahoria y el palo!
-Bien. Solo les queria informar eso por hoy. Pueden retirarse  a sus aposantos.
Y asi fuimos despedidos de la precencia del Rey.
Fuimos llevados por los caballeros a cuartos individuales. Pero por su tamaño podian ser llamados cuartos de lujos. Estaban completamente  amueblados con una escritorio, librera, muebles de piel, una alfombra  que cubre todo el suelo, cuadros y armaduras ornamentales. Y en el centro una cama de impresionante  tamaño.
-Cof cof.
Luego de quedar con la boca abierta viendo tal habitación una sirvienta fingio una tos para llamar mi atencion. Cuando me vine a dar cuenta en esta habitación solo estabamos yo y tres sirvientas. La que tosio tenia el pelo rojo y tenia una cara recta que me recordaba a una maestra (de buen cuerpo) de una pelicula donde un cierto calvo aparecia. Las otras dos eran mas ordinarias (Poca teta) y llevaban dos bandejas con comida y bebidas.
-Soy Irma. Junto a estas dos, Mirla y Aslin. Se nos encomendo el asistirlo. Ademas disculpe el que no le sirvamos la cena en el comedor. Pero como algunos (Por no decir todos), aun se sentian mal. Se decio que cada uno comeria en sus aposentos cuando mejoraran. Pero ya que usted es el unico que no tuvo  problemas, ¿Le gustaria comer ahora?
-Noo tengo problemas con eso. Bien, dejamen ayudarles.
Cuando trate de tomar una de las bandejas que parecia pesada la joven sirvienta se asusto y retrocedió. 
Al ver esto Irma me dijo con voz monótona: No hay necesidad de eso señor heroe. Este es nuesto trabajo.
-Lo siento. Es que no estoy acostumbrado a ese tipo de trato.
-Ya entiendo. Pero si interviene, es posible que estas niña pierdan su lugar en el castillo y sean explusadas. Ya que solo fuimos contratadas con el propósito de servirle a los heroes. Por lo que tiene que tener cuidado con lo que diga o haga que interfiera con eso. Y pido disculpas si le molesta el que le corrija.
-Bien. Ya entendi. Juro no interferir. No les causare problemas. Ademas me ayuda el ser corregido, ya que no se nada de las costumbres de este lugar.
-Me alegra oir eso. Me encargare de corregirlo de todo corazón. 
-No me referia a ese nivel.
-No se preocupe. Deje todo en mis manos.
-Esto ya me dio miedo. Mas si dices eso con una cara tan sería. 
Las sirvientas llevaron las bandejas a la mesa que estaba cerca de la ventana.  Sirvieron todo y dieron unos pasos atras mientras sostenían las bandejas. Quedandose paradas como si esperaran algo.
Viendo que acabaron su trabajo y estando satisfecha Irma hablo.
-Todo ya esta preparado puede empezar a comer señor heroe. Si hay algo que no es de su agrado solo digalo y sera retirado.
-Bien.
Sin mas espera me sente en la mesa. Todo lo que veia era de primera clase. Tentativamente le di una mordida a un pan blanco y fue casi como si fuera al cielo.
-Ta bueno.
-Claro. Esta hecho de los mejores trigos. Fue refinado en harina por un profesional y horneado por el chef personal de la familia real. Estoy segura de que solo los dioses pueden disfrutar de algo mejor que este pan.
Irma hablo con orgullo mientras  hablaba del pan blanco. Era casi como si estuviera alabando al pan.
Despues de comer todo lo que pude me sentí  en éxtasis. 
-Ya no puedo mas.
-Bien. Retiren el resto.
-Esperen.
Antes de que lo retiraran las detuve. Todas se me quedan viendo.
-Sucede algo. No estaba satisfecho, señor heroe.
-Si. Todo estuvo  delicioso.
-Entonces. ¿Por que nos detiene?
-Bueno. Aunque como mucho. Aún queda bastante.
-Si.
-Entonces. Por que no se comen el resto.
-Eso no se puede. Si hicieramos algo asi seriamos castigadas. Ademas ya olvido que prometio no interferir o causarnos problemas.
-No es eso. Ya que deduzco que todo esto solo sera. O botado a la basura o comido por los sirvientes de mas alto estatus. Entonces por que no mejor darlo a ustedes.
-Eso es cierto. Pero…
-Nadie podra saber lo que ocurra en este cuarto. Ademas aún quedan rebanadas de pan blanco.
-…aceptaremos con mucho gusto su propuesta.
Sin ningun reparo Irma se sento en la mesa y empezo a devorar los panes. Las dos sirvientas no podian creer lo que veian.
-Sino se sientan ella se lo comera todo.
Luego de darles ese empujon ellas se sentaron y comenzaron a comer con caras felices.
Despues de eso fue mi lucha para cambiarme a las ropas para dormir por mi mismo. La cual perdi.
-Nosotras dormiremos en esta habitacion  que esta conectada a esta. Si necesita algo solo nos pude llamar. Estamos preparadas para servirle a cualquier hora.
Tras decir eso se retiraron. Pude sentir el doble sentido de sus palabras al ver como se sonrojaban las otras dos. Pero decidi ignorar eso.
Luego me dormi.

Anuncios